Copy
View this email in your browser
24 de octubre, 2020
Read in English
¡Buenos días! ☀️

Llegamos a nuestra tercera edición trayéndote las noticias más relavantes del pueblo. Hoy te contaré la tercera parte de nuestro especial histórico sobre los inicios de Nosara. Antes de iniciar quiero preguntarte: si mañana despertaras sin tus dispositivos electrónicos ni conexión a internet, ¿cómo te comunicarías? Con esto en mente, comencemos.
David y Beverly Kitson llegaron por primera vez a Nosara en el verano del 70, sin saber qué iban a encontrar. Viajaron en una avioneta pequeña desde Puntarenas, porque un voluntario del Cuerpo de Paz en Costa Rica, donde trabaja David, le contó que ahí estaba el paraíso.

Nosara era una tierra casi inhabitada. No había caminos ni servicios básicos, pero tenía algo especial. Quizás era el silencio adornado por el ruido de los animales salvajes o los atardeceres rojizos que gobernaban el cielo. A ellos les tomó dos horas darse cuenta de esto: Nosara, virginal y sin descubrir, era el amor de sus vidas. 

Los Kitson, estadounidenses, fueron la primera familia en comprar un terreno en el Proyecto Americano: una idea de Alan Hutchinson, agente de bienes raíces, que planeaba dividir Nosara entre áreas de vida silvestre, áreas deportivas para tenis, equitación y golf, y otra sección para hoteles y casas vacacionales de lujo. 

Para conocer cómo inició el Proyecto Americano consulté a múltiples miembros de la comunidad, pero como los caminos a Roma, todos me llevaron a Beverly Kitson, quien a sus 86 años sigue enamorada de Nosara como el primer día. Al llamarla, Beverly me dijo que la única forma de hablar del tema era en persona. Así, viajé por primera vez en meses al pueblo y empecé a imaginármelo como si estuviéramos en esa época. Todo como jungla o potrero.

Hutchinson planeaba hacer una especie de “ciudad paraíso”. A mediados de los años sesenta, compró alrededor de 1.200 hectáreas de puros potreros. Su siguiente paso: promocionar Nosara en los diarios más importantes de Estados Unidos, como el New York Times y el National Medical News. 

Antes del primer anuncio, David, Beverly y un empleado de Hutchinson exploraron a caballo los lotes, hasta llegar a un terreno cercano donde hoy está el Gilded Iguana, a las orillas de la desembocadura del Río Nosara. Bajaron y la vista los dejó sin palabras. Hutchinson vendía los lotes a $3.000, alrededor de $20.000 o ₡12,3 millones actualmente, pero prometió bajar el precio si construían su casa en menos de un año. Como le gusta decir a Beverly, “el resto es historia”. 

La luz llegó unos tres o cuatro años después de comprar el terreno y funcionaba a través de una máquina de diesel que generaba energía por unas horas al día. Las casas estaban hechas de paja y tabla, pues no existían carreteras para trasladar materiales.
El anuncio, publicado en 1973, dice: "No hay país más pacífico que Costa Rica. No hay playas más magníficas y con belleza natural como las del pacífico de Costa Rica. Realmente, ¿no te gustaría escapar? Aquí está tu casa en playas de Nosara".
Los Kitson, más las otras 20 familias que iniciaron el proyecto, eran pioneros en la comunidad de expats. Según uno de los anuncios de Hutchinson, en el 73 solo había unos 10.000 extranjeros en todo Costa Rica. Llegaron al país sin hablar español y la comunidad costarricense no hablaba inglés. Para comunicarse entre sí, usaban las radios BC, una especie de walkie talkie con los que avisaban si hacían asados o pasaban ballenas por la costa. 

Cada vez que regresaban de Estados Unidos, hacían encomiendas para todos, en especial de mantequilla de maní, una exquisitez que no había en Costa Rica. “Éramos demasiado unidos”, me dice Beverly. Así nació la Asociación Cívica de Nosara (NCA, por sus siglas en inglés), una organización que prevalece hasta hoy. 

La idea de Hutchinson comenzó a decaer cuando no cumplió los acuerdos de los contratos, entre ellos la entrega de escrituras, el registro de todos los terrenos forestales, y la construcción del campo de golf. A mediados de 1976 y tras meses de disputa, los vecinos, encabezados por David, demandaron al agente.  Luego descubrieron que Hutchinson debía millones de colones al Estado costarricense. El agente salió del país y hasta en 1982 ambas partes llegaron a un acuerdo: los vecinos recibían sus títulos de propiedad y una nueva empresa manejaría los activos del proyecto. A cambio, prometieron no presentar nuevos cargos.

Tras ganar la denuncia, la Asociación comenzó a trabajar para hacer de Nosara no solo un pueblo para vacacionar, sino uno para pasar el resto de sus días. Aunque David murió en 1995, Beverly sigue en su tierra prometida hasta la fecha. En 2005 fundó una biblioteca en su honor, donde actualmente ofrecen cursos de inglés y computación a la comunidad. 

Beverly recuerda con nostalgia esos primeros días en la jungla, pero prefiere a Nosara como está, evolucionando. Tras casi una hora de conversación –y aunque solo tengo un año de conocer el pueblo– me reta a que algún día miraré atrás y veré cómo ha cambiado. “Los cambios son buenos”, dice. “Ahora puedo comprar mantequilla de maní y antes no”, agrega entre risas.

Este es el final de nuestro especial histórico sobre Nosara. Contame qué te pareció y cómo te imaginás al pueblo en ese entonces. ¡Y gracias por tu tiempo, Beverly!
Ahora repasemos las últimas actualizaciones de la emergencia sanitaria y cómo afectan al pueblo:
  1. Prueba COVID suspendida:  Desde el 26 de octubre, Costa Rica dejará de solicitar la prueba de COVID-19 negativa para entrar al país. Eso sí, los turistas deberán adquirir el seguro de viajes para cualquier gasto relacionado con la enfermedad. 
  2. Migración reabrirá virtualmente: Podrás realizar tus trámites de residencia a través de su sitio web. Tu aplicación debe tener todos los requisitos y documentos solicitados, de otra forma no será aceptada. 
  3. Fronteras abiertas para el mundo: A partir del primero de noviembre, Costa Rica reabrirá sus fronteras aéreas para todos los países del mundo, sin excepciones. 
Al llegar a Nosara sentís algo especial, simplemente transmite paz. Una de las razones es por el sonido de la amplia variedad de aves que hay en la jungla y que nos regalan su cantar diariamente. Esta foto de Max Viallard es un ejemplo. 
El Trogón Collarejo es un ave muy común en la bajura de Guanacaste, cerca de las costas. Es tímido ante la presencia de humanos y generalmente hace sus nidos en las puntas de los árboles, para evitar ataques. Es una especie en peligro de extinción y está protegida y regulada por la Ley de Conservación de la Vida Silvestre.
En La Voz de Guanacaste estamos fiscalizando los presupuestos de varias municipalidades del país. ¿Querés saber cómo se invierten tus impuestos? Mi compañera Francella analizó el de Nicoya y descubrió que desde hace ocho años la Municipalidad arrastra presupuesto para construir el cementerio.

Uno de los mayores retos para Nosara actualmente son las inundaciones. ¿Qué pasa cuando este problema se combina con una crisis sanitaria mundial? Noelia nos explica el doble reto que enfrentan comunidades y comités de emergencia.
El pasado fin de semana necesitaba despejarme. En busca de un lugar, Google Maps me llevó a Puerto Viejo de Conchal, una de las playas más lindas de Guanacaste, certificada por mí. 

Es una playa poco explorada con bastantes similitudes físicas a Pelada. Tiene corrientes muy suaves y poca visitación de personas. Para llegar desde Nosara debés ir a Santa Cruz, por San Juanillo, y pasar por el distrito de Cabo Vela. En Google Maps, podés poner Playa Conchal, con ambas letras en mayúscula. 

Te dejo la única foto que tomé. Amo documentar todo, pero estaba tan relajada que solo me dio tiempo de tomar “la del recuerdo”. 

Caballo viejo usado para cabalgar lento dentro de los potreros.
¿Tenés alguna historia con un caballo chochasco? Me encantaría saberla.
¡Gracias por leer este boletín! Contame qué te pareció y si tenés alguna idea o sugerencia para la siguiente entrega. Muy pronto lanzaremos nuestra plataforma de pago para que vos y más lectores puedan ayudarnos a continuar con este proyecto. Por ahora, si conocés a alguien que también disfrutaría de este boletín, por favor compartilo. 

¡Nos vemos pronto!
 
Twitter
Facebook
Instagram
Website
Copyright © 2020 La Voz de Guanacaste, All rights reserved.


Want to change how you receive these emails?
You can
update your preferences or unsubscribe from this list.